Se aplica un plan de choque con el que se realiza un tratamiento global contra el envejecimiento para reducir arrugas, manchas, bolsas, ojeras, patas de gallo, flacidez, deshidratación, descolgamiento, papada, flacidez de cuello, etc.

Son tratamientos no invasivos que mejoran los signos más visibles del envejecimiento cutáneo, dejando una piel más firme, suave, nutrida, hidratada y luminosa y el óvalo del rostro notablemente recuperado.

Se deben aplicar de forma preventiva antes de que los signos de envejecimiento sean muy evidentes. 


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted